La hora mágica

La hora mágica

Una muy querida amiga me dice que su hora mágica es cuando sus dos niños pequeños se duermen, encontré tan sabias sus palabras! Esa es la hora en que puedes hacer lo que quieras o pensar en hacerlas y quedarte dormida!

El día de una mamá comienza muy temprano o muy de madrugada o muchas veces pasas la noche en vela esperando que se duerma. El cansancio no se soporta, tienes ojeras, estas pálida, tienes sueño, pero tu guagua te mira, te sonríe y todo se olvida!

Recuerdo que antes que naciera pensaba, que haré, como lo voy a tomar, mudar, dar leche… todo lo que imaginé no pasó… cuando nació el instinto nació con él. En ese minuto supe todo lo que él necesitaba. A mi marido le pasó lo mismo, un tema inexplicable que nació como arte de magia cuando lo tuvo en sus brazos en la sala de parto, sus ojos brillaron, se miraron y desde ese día él no volvió a ser el mismo. Bueno creo que ninguno de los ya somos los mismos… ahora somos tres, antes que todo está esa pequeña persona que llena nuestra vida, nuestros espacios y que nos hizo comprender que la vida es maravillosa.

Pero, el cansancio de igual forma está presente, muchas veces me siento muy culpable de sentirme cansada, de tener ganas de dormir o hacer las cosas que hacía antes, ahora sé que es un sentimiento que todas las mamás hemos sentido y que no tiene nada de malo, más que todo la vida nos cambió, nuestros horarios cambiaron, ahora una pequeña personita depende de nosotras.

La maternidad es una maravillosa experiencia, sentir que alguien te ama de manera incondicional ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida, pero también he tenido ganas de salir corriendo sobre todo los primeros meses cuando no paraba de llorar o no se dormía…. En esos momentos es primordial tener el apoyo de la familia ya sea para que te den una mano o bien para que te escuchen. Los domingos en la noche me embargaba una gran angustia al pensar que al día siguiente estaría sin marido, es decir sola con mi hijo, todo el día estaba dando papa, cambiando pañales, sacando chanchitos, lavando mamaderas y haciendo las cosas básicas de la casa. Cada tres horas lo mismo, muchas veces terminaba de lavar la mamadera y ya era la hora de la otra leche. Los días se me hacían repetitivos, muchas veces me sentí sola, angustiada y obviamente mala madre por estar sintiendo todo eso, después que el sueño de mi vida era ser mamá.

Las hormonas están revolucionadas muchas veces lloraba de la nada o por nada, pensaba en dormir y descansar. Así y todo mi vida era feliz, el me miraba y con eso todo lo malo se me olvidaba.

A los cuatro meses mi hijo comenzó a dormir toda la noche, momento en que pude descansar y pude sentirme mucho más aliviada, la hora mágica había llegado!

La Cigüeña Loca.

About the author

Comments (1)

La hora magica o el momento magico es lo maximo!… dp de estar todo el dia pendiente de papas, caca, chanchos, comida, caca, juegos, etc. Logicamente una necesita un descanso y ese es la hora magica!… nada de sentirse culpable… mamá necesita recargar baterias aunque a veces el descanso es interrumpido para que al dia siguiente otra vez… caca, papa, chanchos, juegos, comida etc!….
Las mamás somos lo máximo!!!! Con sueño, sin sueño, cansadas o no damos todo por nuestros hijos!
CIGUEÑA LOCA, me encantas!!!

Leave Your Comment